jump to navigation

Into the Wild abril 27, 2008

Posted by parrio in Cine, El Pelanas.
trackback

Hace unos meses me atrajo hacia el cine una película peculiar: “Hacia Rutas Salvajes“, dirigida por Sean Penn y protagonizada por Emile Hirsch, adaptada de un libro del periodista de investigación y alpinista Jon Krakauer. Altamente recomendable. Destacar su gran banda sonora a cargo de Eddie Vedder, el cantante y guitarrista de Pearl Jam, en la cual toca una gran versión de Jerry Hannan “Society”.

Me parece una gran película y por eso la pongo aquí. Pero la gran razón de este encuentro (entre el blog y Into The Wild) es por la admiración que siento hacia el persnaje principal Manuel Barrio Jesucristo Christopher Johnson McCandless. No pienso desvelar información valiosa sobre la película, y para que ustedes puedan disfrutarla como yo lo hice, no deberían leer el resto.

La figura de una eminencia como Alexander Supertramp hace pensar que no existen cosas hechas para la persona, que la sociedad ha engullido todo lo que podríamos calificar como humano, y que nos movemos al ritmo que nos dicen que nos debemos mover. La tecnología y la sofisticación de los medios que usamos para “sobrevivir” hacen que el humano esté al sevicio de la tecnología, y no viceversa, como debería ser.

Es decir, citando a Jamie Uys, “El hombre civilizado normalmente se niega a adpatarse a su medio; prefiere hacer que el medio se acomode a él, y así construye ciudades, carreteras, vehículos, maquinaria, y establece redes eléctricas para que puedan funcionar los inventos ingeniados por él.
Pero de alguna manera no supo detenerse a tiempo, y cuanto más mejoró el medio para hacer su vida más fácil, lo que consiguió fue convertirla en más difícil. Y sentenció a sus hijos a pasar de 10 a 15 años en la escuela solo para aprender cómo sobrevivir en su complejo y azaroso hábitat.
De forma que el hombre civilizado que se negó a adaptarse a sus medios naturales ahora se encuentra con que debe adaptarse y readaptarse cada día y cada hora del día a ese medio que él creó.
Y así, por ejemplo, si vive en un día que ha llamado lunes y en el aparato que está junto a su cama aparecen los números 7, 0, 0, tendrá que desadaptarse de su medio doméstico y adaptarse a un medio totalmente diferente. Ocho y dos ceros significa que todo el mundo debe de parecer ocupado. 10:30 significa que puedes dejar de parecer ocupado durante 15 minutos. 10:45 ocupado otra vez.
Y así cada día es dividido en pequeños espacios y en cada fragmento de ese tiempo habrá que adaptarse al nuevo grupo de circunstancias”.

Supongo que algo he aprendido de esta película y algo más importante de Alexander Supertramp. Por cierto, muy recomendable la lectura de sus libros favoritos, London (The Call Of The WIld), Tolstoi (La muerte de Iván Ilich), Thoreau (Walden).

Nota triste: Investigando he llegado a diversos sitios donde detallan cómo llegar al “Magic Bus” de la película, un sitio real, por supuesto. Lo triste es que la gente que va (unos 100 al año), se dedican a hacerse fotos (como en la que sale un famélico McCandless en frente del bus), y a dejar notas supuestamente DE McCandless y no PARA McCandless. Lamentable como una historia de lucha contra algo se convierte en eso mismo contra lo que luchaba (vease también: Ché Guevara). LAMENTABLE. Más info aquí.

Sin más me retiro a mi vida de meditación e ingeniería.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: