jump to navigation

Juan Salvador Gaviota mayo 19, 2008

Posted by parrio in Cine, Libros, Música, Mi Vida.
4 comments

Mi segunda lectura recomendada para el mes de mayo se trata de la fábula de Juan Salvador Gaviota (Jonathan Livingstone Seagull). Escrita por Richard Bach (y 2), fue (y sigue siendo) bastante famosa. En ella habla de la historia de una gaviota y acaba conviertiendose en una plática (iba a poner un manual) de la autosuperación de uno mismo y de sacrificio.

Este libro existía antes de que yo lo descubriera por primera vez (es un caso extraño). Y tanto existía que un tal Neil Diamond escribió una canción llamada “I’ve been this way before“. Descubriendo este auténtico temazo de un viejo casette de mi padre, e interesandome más por la letra de la canción, descubrí que ésta iba a ser incluida en una banda sonora de una pelicula llamada “Jonathan Livingstone Seagull“, pero al final se quedó fuera y se incluyó en un album llamado “Serenade“. El caso es que dicha película me llevó al libro con el mismo nombre.

Leí el libro de un archivo que me bajé de internet, pero el sentimiento de depredación con que acostumbro a convivir, me hizo empeñarme en comprar el libro, ya que, y lo comprenderán cuando lo lean, puede servir para una (o dos) emergencias mentales. Me acerqué a la casa del libro, y en un ademán infructuoso herré al no encontrar ni al libro ni al autor en ninguna estantería. Si bien conseguí acercarme a una (más que atractiva) dependienta y, en mi mejor castellano, le espeté si me podía indicar dónde encontrar el autor y el libro. Y me indicó: tercera planta. De acuerdo, subí, estantería de psicología, libros de autoayuda. De acuerdo, parecería (con la barba de 1 mes y pelos de año y pico) un suicida buscando en los libros lo que no pude encontrar en la sociedad: un motivo para vivir.

Conseguí el ejemplar, un poco más caro de lo que esperaba, pero con la sorpresa de ser en versión original: en inglés. Este libro, fácilmente mascullable, puede ser leido en una dos tardes y en los dos idiomas si uno se lo propone. Y he de decir que hay partes, y sentimientos, lost in translation. Yo, como siempre, recomiendo la versión original.

-¿Y de qué coño va el libro? -Va de una gaviota que quiere volar. -Vaya estupidez. -Ya, pero mola. -¿Mola que sea una estupidez? -No, no, mola el volar.

Digamos que la historia tiene un sentido clave en la expresión de la idea, pero podía haberse aplicado a una tortuga comiendo algas, o a un gato durmiendo (gran símil, aplause!). Lo que el libro dice, que no cuenta, es que la libertad es la primera regla, y que ésta sólo se alcanza si perseguimos lo que queremos, el camino que hemos de seguir es el nuestro propio, no el que nos impongan. Y cuando se haya liberado el ser interior, entonces el tiempo y el espacio no importan, sólo importan el aquí y el ahora.

Me sería muy fácil concretar el momento de la historia en que Juan Salvador Gaviota y yo nos juntamos en el camino. Sin embargo, cuándo, en la lectura de este libro, tu converjas con Juan, lo dejo a tu entendimiento. Quizá no necesites converjer con Juan. Quién sabe. Who knows.

Por cierto, ví la película: mediocre, pero en algunos aspectos interesante, sobre todo por las tomas del vuelo de las gaviotas.

La banda sonora es excelentísima, genial, apoyada en todo momento por el virtuosismo compositivo que genera el señor Diamond. IMPRESCIDIBLE banda sonora. Maravillosa en todos sus conceptos.

BSO: (como no podía ser de otro modo) Neil Diamond – I’ve Been This Way Before